Necesitas a tu familia espiritual


No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.

(Hebreos 10:25


Nadie es una isla. No puedes vivir la vida cristiana solo. Cuando Jesús envió a sus discípulos a predicar el evangelio, iban en grupos de por lo menos dos. Nosotros no somos mejores que los apóstoles. Necesitamos a nuestra familia.


En Jesús, todos somos hijos de Dios. Eso significa que somos familia. Solamente en familia, como iglesia, crecemos y nos volvemos más fuertes para lograr cumplir con la misión de Cristo: alcanzar al mundo con el evangelio. No es fácil porque todos fallamos, pero es esencial. ¡No ignores a tu familia!


Para estar más unido a la familia de Cristo:

Participa en una iglesia

Busca personas con las que puedas orar regularmente

Pregunta a tu pastor cómo puedes ayudar

Para orar:

Señor Jesús, ayúdame a amar a los hermanos que me has dado. Quiero ser una bendición para mi familia espiritual. Que tu amor nos haga más unidos para que más personas puedan conocerte. Amén.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo