Devocional de Hoy


Velar y orar


Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil. (Mateo 26:41) De esas 2 órdenes de Jesús, «velar» (o estar alerta) nos puede parecer una actitud más pasiva que «orar», pero ambas son igualmente activas. Tanto la oración como la vigilancia deben ser constantes y llevadas a cabo de una forma eficiente en nuestras vidas. El fervor, la prevención, la observación y la fiscalización forman parte de la vida consagrada del cristiano. Jesús en Getsemaní estaba en profundo sufrimiento y angustia cuando dijo esas palabras, pero sus amigos más cercanos no pudieron vigilar en oración con él. El sueño (espiritual) y las distracciones de esta vida nos impiden supervisarnos y orar todo lo que es necesario. ¡Está atento! La carne es débil y nuestro enemigo sabe eso. Está preparado para resguardar y cuidar lo que realmente importa: el propósito de Dios, tu vida espiritual y tu corazón. Vela y ora sin cesar

  • Mantente activo y alerta. Ora, ten cuidado y pide a Dios que te ayude a cumplir esos mandamientos.

  • Cuidado con las distracciones. Ocurren grandes accidentes debido a que 1 motorista estaba distraído. Mantén tu enfoque en Dios y en su Palabra.

  • No bajes la guardia en tiempos de paz ni en tiempos de guerra. El diablo está siempre buscando a quien devorar y destruir (1 Pedro 5:8).

  • Vístete de la armadura completa de Dios (Efesios 6:11-17).

  • El vigía debe estar en constante estado de alerta y monitorear con atención lo que necesita protección y vigilancia.

Para orar: Señor mi Dios, ayúdame a velar y orar siempre sin desanimarme. El pecado y las tentaciones de la vida están siempre rodeándome por todos lados. Solo tú, Señor, puedes ayudarme a vencer todo el cansancio, las distracciones y la desmotivación. Susténtame por medio de tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, amén.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo