Palabra del día


Judas 15:24-25

"Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Señor, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén."


Cuando hablamos de alabar y exaltar a Dios, no es porque le estamos haciendo un favor sino porque es digno de recibirlo. Debería ser una respuesta a quien es y todo lo que ha hecho por nosotros. Por eso me encanta enfatizar el meditar constantemente en el evangelio porque es la única manera de mantenernos en humildad humillados ante Dios reconociendo Su bondad hacia nosotros.

Algo que admiro de Pablo es como se refería a sí mismo como esclavo de Jesús. Entendía que él tenía una deuda delante De Dios al ser esclavo del pecado pero que gracias a Jesús había sido liberado de esa esclavitud y su deuda había quedado saldada delante del Creador, por lo tanto en ese entendimiento y gratitud ahora se consideraba endeudado a Cristo y su esclavo. Eso lo llevó a vivir por el evangelio y dedicarse a predicarlo. Así como este pasaje lo dice, Dios es digno y merecedor de TODO, ¡vivamos de esa menta día a día!

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo