Devocional del día


Santiago 2:17

“Lo mismo sucede con la fe: si no tiene obras, está muerta.”

¡Acción, acción, acción! No seamos cristianos solamente de palabras porque eso no cuenta. En cada área de nuestras vidas no es suficiente decir ciertas cosas sino que nuestras acciones son las que reflejan lo que realmente creemos, priorizamos y vivimos.

Como lo hemos hablado, las acciones no son las que nos dan la salvación. No hay nada que tú y yo en nuestras fuerzas podamos hacer para merecer el cielo o el amor de Dios. Todo lo que Él decide darnos es por su pura gracia y misericordia. Lo que sí es verdad es que cuando entendemos que nuestra naturaleza pecaminosa merecía la ira de Dios pero que a través del sacrificio hemos recibido gracia y que hemos recibido esa salvación, esa fe y ese entendimiento nos llevan a vivir de una manera distinta y de ahí provienen las obras.

Las obras no son para ganarse la salvación pero sí son una respuesta a nuestra salvación.

Toma unos minutos para analizar tu vida. La forma en la que vives, hablas e inviertes tu tiempo ¿demuestran que has sido salva por el sacrificio de Jesús? Más que tus palabras, ¿tu vida refleja lo que tus labios profesan creer?

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo