Devocional del día


Mateo 15:17-19


"¿No entienden que todo lo que entra por la boca se va al vientre, y luego se echa en la letrina? Pero lo que sale de la boca, sale del corazón; y esto es lo que contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos deseos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, las blasfemias."


Hemos tocado un poco sobre este tema en nuestros estudios de Romanos, pero en ocasiones podemos darle mucho énfasis a los alimentos que ingerimos, a la vestimenta y cosas externas y les damos un peso absoluto con respecto a nuestra espiritualidad. Sin embargo, una y otra vez de maneras distintas la Palabra nos enseña que todo realmente nace desde el corazón, tanto las cosas buenas como las cosas malas. Así como lo hemos venido hablando en días pasados, las acciones aparentemente buenas no son las que cuentan, sino aquellas que nacen de un genuino arrepentimiento.

Hagamos un constante hábito el examinar nuestros corazones y las razones detrás de las cosas que hacemos y en humildad dejemos que el Padre nos examine y limpie todo lo que tenga que limpiar. De nada sirve una vida que al ojo humano es muy cristiana pero que ante los ojos de Dios esté podrida.


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo