Devocional del día


Salmo 4:7-8

"Tú pusiste en mi corazón más alegría que la de tener trigo y vino en abundancia. Por eso me acuesto y duermo en paz, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado."


Cuando la fuente de nuestro gozo está en Cristo, podemos tener paz. No sé si a ustedes les ha pasado, pero en ocasiones tengo temporadas en las que batallo para dormir porque mi cerebro no para, hay preocupación o ansiedad. En esos momentos me doy cuenta que mi mirada está más puesta en mi situación que en Dios. Este versículo ha sido un constante referente de que todo lo encuentro en Él y que si me acuesto puedo dormir en paz porque comprendo que mi confianza está en Él sin importar lo que esté frente a mí. Sé que es más fácil decirlo que vivirlo, créanme que es una constante lucha para mi también pero en medio de la incertidumbre decido alabar a Dios, poner mi mirada en Él y confiar en que es Él quien sustenta todo.


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo