¿Dónde está puesto tu cimiento?


Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca.

- Mateo 7:24-25


¿Cuál es el fundamento en el que cimentas tu vida? Muchas personas "pierden el norte" cuando acontece algo inesperado en sus vidas. Perder un empleo, el final de una relación, una enfermedad o un cambio repentino nos pueden decir mucho sobre qué o quién sustenta nuestras vidas. A veces es una persona, un recurso financiero o uno mismo.


Si comparamos nuestras vidas con la construcción de los dos fundamentos en la ilustración que Jesús narró podremos evaluar si tenemos nuestra base cimentada en la prudencia o en la insensatez. Si se desea tener una construcción sólida y segura, se necesita tener cimientos fuertes y resistentes. Si colocamos a alguien o a las circunstancias, que son vulnerables, como el sostén de nuestras vidas podemos tener la certeza de que sufriremos el derrumbe...


Ten cimientos sólidos: oye y practica la Palabra de Dios:

Ora y medita si, de acuerdo con la historia que Jesús contó, tú has sido prudente o irresponsable.

Haz del Señor tu fortaleza. Por más que vengan las tempestades es bueno contar con el Dios eterno e indestructible.

La Palabra de Dios es roca inamovible. Haz de ella tu alimento y tu sustento diario. Escúchala, léela, estúdiala y practícala.

No desesperes si estás pasando por dificultades. Busca a Dios y su Palabra para que sean el sustento de tu vida.

En los momentos de incertidumbre, confía y depende más de la Palabra del Señor que de las palabras de los hombres.

Confía en el amor de Jesús por ti. Él está siempre presente, en los momentos buenos y en los momentos malos.


Para orar:

Señor, enséñame a ser sensato, a escuchar y practicar lo que tú enseñas en tu Palabra. Ayúdame a tenerte como la roca de mi vida para sentirme siempre seguro aun en las tribulaciones. Que yo guarde el amor, la fe y la esperanza en ti en todas las circunstancias, por toda mi vida. Amén.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo